261110 graduacion pnc 2

Lecciones aprendidas, modelos a seguir y recomendaciones para las Reformas Policiales en Centroamérica

Centroamérica se ha caracterizado por sus aspiraciones continuas de paz y seguridad, a pesar de que autoridades pasadas y presentes han empleado la fuerza para asegurar intereses y proyectos políticos particulares.

Expediente Abierto ha conversado con cinco expertas centroamericanas sobre los orígenes de los cuerpos de seguridad de la región, las aspiraciones perennes de cambio institucional y, pragmáticamente, los pasos para impulsar los nuevos cambios. Adriana Beltrán, directora ejecutiva de Seattle Foundation; Elvira Cuadra, especialista en análisis de conflicto y seguridad en Nicaragua; Jeannette Aguilar, investigadora sobre seguridad en El Salvador; Carmen Rosa de León, especialista en gobernabilidad y seguridad en Guatemala; y Arabeska Sánchez, consultora de seguridad ciudadana en Honduras, comparten aquí sus perspectivas sobre este tema clave en cuatro módulos.   

Módulo I. ¿Por qué son necesarias las reformas policiales en Centroamérica?

En décadas de los ochenta y noventa las fuerzas de seguridad de la región aplicaron reformas que buscaron alejarlas de sus orígenes partidarios, como el caso de Nicaragua. Otras transformaciones intentaron separar a las instituciones policiales de sus tendencias militaristas, como en Guatemala y El Salvador. Hoy día persisten similares necesidades y malas prácticas no superadas, principalmente la elevada militarización e instrumentalización política de las Policías en las débiles democracias de la región. En este primer video, las expertas brindan su análisis, con perspectivas históricas, de modo que los implementadores policiales y tomadores de decisión tengan en cuenta las lecciones aprendidas del pasado para iluminar futuros procesos de reforma en las instituciones de seguridad.

Módulo II. ¿Cuáles son los requisitos y principios fundamentales para poner en marcha procesos de reforma policial?

Tomando en cuenta lecciones aprendidas y las tendencias actuales de las policías centroamericanas, las expertas presentan cuatro principios guías de cualquier reforma policial. Primero, que el proceso reformatorio sea definido según el tipo de seguridad que se desea; es decir, creando consenso en torno a qué tipo de cuerpo policial y doctrina se necesita de acuerdo a los problemas de cada país centroamericano. Segundo, que la reforma sea delimitada en su alcance,  estableciendo qué objetivos con resultados tangibles tendrá la transformación. Tercero, que la transformación priorice mecanismos de control ciudadano por múltiples vías. Cuarto, que la reforma sea basada en una fuerte voluntad  política que comprometa a los implementadores de la reforma. Para las expertas, este último punto será la condición sin la cual no se podrá implementar cualquier cambio efectivo.

Módulo III. ¿Qué pasos deben seguirse para la implementación de nuevas reformas? ¿Qué recomendaciones deben tomarse en cuenta?

En un esfuerzo de identificar algunos pasos pragmáticos para la reforma de las instituciones policiales, las expertas centroamericanas delinearon seis acciones específicas a considerar. Primero, prestar atención a los procesos de depuración policial, pues es uno de los componentes más delicados de la reforma. Este paso requerirá, indican, la definición de estándares de medición para decidir “lo más rápido posible”, quién debe permanecer dentro de la institución. Segundo, establecer mecanismos de control interno y externo, creando o potenciando entidades de fiscalización de las funciones policiales. Tercero, involucrar a la policía en su propia reforma, garantizando formación, foco en obstáculos, y reconociendo que el proceso de reforma no acaba nunca. En este tercer módulo, las expertas ahondan en estos puntos.   

Módulo IV. ¿Qué pasos deben seguirse para la implementación de nuevas reformas? ¿Qué recomendaciones deben tomarse en cuenta?

En este cuarto módulo, las analistas continúan presentando algunas acciones a considerar en la implementación de las reformas. Por un lado, indican que es importante revisar los marcos jurídicos relacionados a la Policía que permitan las condiciones objetivas para la implementación de los cambios. Por otro lado, reconstruir la imagen y la legitimidad de las policías, dañadas considerablemente por las situaciones perennes de abuso de poder y violencia política que las han caracterizado históricamente. Finalmente, dotar a la reforma de recursos, estrategias y tiempos necesarios; es decir, que cada paso a tomar sea fruto de un proceso muy reflexivo y analizado, que garantice todos los componentes que se requerirán, desde presupuestos hasta manejo de recursos humanos. Las expertas enfatizaron que se debe evitar, a toda costa, un enfoque político en el proceso.

La conversación con las expertas centroamericanas hace eco de los hallazgos y propuestas de Expediente Abierto sobre un potencial proceso de reforma policial que debe gestarse tan pronto como sea posible: el nicaragüense. En nuestro reciente documento, Hoja de Ruta hacia la reforma de la Policía en Nicaragua, se identificaron pasos muy similares a los que nuestras analistas apuntan. En una eventual transición a la democracia, los tomadores de decisión e implementadores deben tomar en cuenta estas recomendaciones, fruto del aprendizaje histórico y experiencial, para maximizar el éxito de la transformación institucional. Partir de cero en esta empresa reformatoria, como se ha indicado aquí, no es viable. Mirar al pasado, aprender de recientes experiencias en países vecinos, para pensar el futuro de la policía nicaragüense, será más necesario que nunca.

Entradas relacionadas

Dejar un comentario

Si quieres copiar contenido mejor compártelo y lleguemos a más personas juntos.